Nuevos BMW X5 M, X6 M y versiones Competition

Los BMW X5 y X6 de última generación ya tienen a la venta sus correspondientes y flamantes versiones M, diseñadas para hacer felices a quienes piensan que potencia y desmesura pueden eclipsar cualquier otro argumento de compra. BMW ya comercializa en España los nuevos BMW X5 y X6 M en compañía de las variantes Competition, si cabe más prestacionales y sofisticadas. Nos hemos desplazado hasta Madrid para descubrir esta nueva gama de modelos y conducir por primera vez el nuevo BMW X6 Competition.

Los BMW X5 M y X6 M presentan una estética diferenciada… y una potencia «diferenciada»: hablamos de 600 CV, que suben a 625 CV en las versiones Competition (como las de la fotografía).

Desmesura no les falta a ninguno de los cuatro protagonistas de este artículo; y potencia, tampoco: todos ellos ambos modelos equipan un motor V8 de 4.4 litros con dos turbocompresores twin scroll. Los X5 M y X6 M entregan 600 CV (25 más que antes), cifra que se eleva a 625 CV (50 CV más) en las nuevas ediciones Competition. En todos los casos, el par es de 750 Nm nada menos. Estos motores, siempre acompañados de una caja automática M Steptronic de 8 relaciones, permiten a los M “a secas” acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, tiempo que las variantes Competition rebajan en una décima.

Con semejante nivel de prestaciones, sus rivales más cercanos en la categoría SUV serían los Porsche Cayenne y Cayenne Coupé Turbo (549 CV), Cayenne Turbo S E-Hybrid (680 CV), Lamborghini Urus (650 CV) y, en un escalón inferior por potencia, el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio (510 CV).

BMW ha realizado un gran trabajo sobre el chasis de estos «mastodontes».

El chasis de los X5 M y X6 M ha sido modificado para adaptarse a su corazón V8. Todos los modelos equipan diferencial mecánico en el eje posterior gestionado electrónicamente, suspensión deportiva con amortiguación regulable, dirección progresiva y frenos compuestos perforados con pinzas de seis pistones delante y sólo una detrás. También incorporan el sistema de tracción total xDrive, ajustado para conceder prioridad al eje posterior. Las variantes M Competition traen de serie llantas de 21” en las ruedas delanteras y de 22” en las traseras, opción que también está disponible para los modelos M.

La configuración del vehículo permite definir el comportamiento y tacto de distintos parámetros como la caja de cambios, el sistema de tracción total, el sonido del escape, la amortiguación, la dirección, el acelerador e incluso la frenada, ya que los modelos M incorporan tecnología brake by wire.

Podemos ajustar a nuestro gusto casi todos los parámetros del chasis incluyendo el tacto de la frenada.

En mi opinión, el tacto de los frenos no cambia de manera dramática aunque sí es más directo en el modo Sport. El ajuste de la amortiguación da a elegir entre tres niveles de firmeza: “dura, muy dura o durísima”, como nos dijo con buen sentido del humor un representante de la marca. Y no le quito la razón, porque en el modo Confort, las suspensiones  presentan un tarado bastante firme, y en el ajuste Sport Plus se notan algo secas incluso.

Sea cual sea el programa elegido, el rebote de la carrocería y sus inclinaciones quedan bajo control, teniendo en cuenta el peso y dimensiones del vehículo. Cabe apuntar, por otro lado, que los ajustes del sistema XDrive afectan a al reparto del empuje del motor; pero no permiten, como sí sucede en el BMW M5, convertir a este SUV en un vehículo de propulsión trasera: siempre funciona con tracción permanente a las cuatro ruedas.

Potencia y mucho más

625 CV son muchos caballos, incluso para un SUV de 2,3 toneladas de peso. Pero nadie va a quejarse por este exceso, desde luego.

En este evento de presentación por la sierra madrileña pude conducir el BMW X6 M Competition a lo largo de un bonito recorrido por autopista y carreteras de montaña. En vías rápidas, presenta una estabilidad imperturbable acompañada del grave ronroneo de su motor de gasolina, responsable eso sí de unos consumos muy elevados: pensad que el promedio en ciclo mixto es de 12,8 l/100 km, por lo que si buscáis un X6 de estilo deportivo pero lo vais a usar principalmente para viajar, igual es mucho más aconsejable optar por el M50d, dado su menor consumo y que sus 400 CV también dan para mucho.

Ya que hablamos de motores, el propulsor que esconde bajo su capó el X6 M Competition es… una barbaridad. Y no sólo por sus casi excesivos 625 CV, sino por la facilidad con la que entrega su potencia. Cualquier cualquier adelantamiento, cualquier incorporación, cualquier maniobra es cosa de un suspiro; parece mentira que este coche pese 2.370 kg en orden de marcha. Y parece mentira lo bien que suena el V8 de la casa alemana: su melodía no es sólo de escape; este motor “suena a motor”.

Podemos ajustar a nuestro gusto casi todos los parámetros del chasis incluyendo el tacto de la frenada.

El trabajo realizado por BMW me parece sobresaliente en casi todos los aspectos: la caja automática tiene un comportamiento intachable, la dirección traza con tiralínea y la frenada pone en aprietos a nuestro cinturón de seguridad. Sólo le reprocharía a este SUV el tacto esponjoso del pedal de freno… ¡y el hecho de ser un SUV! Pero bueno, ahí ya es cuestión de gustos y opiniones: por una parte, resulta difícil encajar los conceptos de “SUV” y “deportivo”; pero por otra, ¡cada cual hace con su dinero lo que quiere! De manera que, si algún lector prefiere comprar un BMW X6 M antes que un M5, no seré yo quien le diga lo contrario -guiño-.

Al fin y al cabo, los BMW X5 M y X6 M están entre los SUV más prestacionales y espectaculares a los que se puede acceder hoy en día. Son automóviles extraordinariamente salvajes, extraordinariamente eficaces y, también, extraordinariamente atractivos, con una imagen a la altura de las circunstancias. La enorme parrilla en color negro, los exagerados paragolpes y el difusor trasero con dobles salidas de escape a cada lado son solo algunos de los rasgos diferenciadores de los modelos M, cuyas versiones Competition equipan detalles exclusivos.

Su habitáculo no sorprende por diseño pero trae la calidad acostumbrada y agradece los detalles deportivos.

Su interior no se queda atrás; y de hecho presume de una elevada calidad de materiales y acabados. Luce una ambientación claramente deportiva, faltaría más, con asientos M tapizados en cuero Merino, volante de cuero con botonera específica, cuadro de instrumentos digital y head-up display, entre muchos otros elementos.

¿Precios? Según lo esperado

Ya están a la venta en España los nuevos BMW X5 M y X6 M, con o sin apellido Competition.

Para calificar a estos nuevos modelos M he empleado varias veces la palabra “extraordinariemente”. Pues aún queda lugar para usarla una vez más: también son extraordinariamente caros… aunque para ser justos, tampoco no lo son más que su competencia directa. Los precios quedan como sigue:

BMW X5 M 600 CV 147.700 €
BMW X5 M Competition 625 CV 164.600 €
BMW X6 M 600 CV 151.100 €
BMW X6 M Competition 625 CV 168.000 €

Source: autos3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *