Audi e-tron S y s-tron Sportback S: eléctricos con 503 CV

Los modelos S de Audi suelen ser las versiones intermedias entre las versiones «normales» y las más deportivas RS. Aplicado a los modelos eléctricos, en los que todavía no existen las variantes RS, la llegada de las versiones S suponen una mayor potencia y «deportividad» para los modelos e-tron S y e-tron S Sportback La principal diferencia con los modelos ya existentes (primera prueba en vídeo del audi e-tron en este enlace y más información, también con vídeo en este enlace sobre el s-tron Sportback) es su potencia de 503 CV.

Audi e-tron S (en primer términos) y e-tron S Sportback completan la gama de estos grandes SUV eléctricos con unas versiones más deportivas.

Estos dos SUV eléctricos utilizan tres motores, dos de ellos situados sobre el eje trasero, lo que supone una primicia en la industria mundial. Gracias a la combinación de los tres propulsores, se consigue que el vehículo tenga tracción integral y la duplicidad de propulsores sobre el eje trasero permite que cada uno accione una rueda y, de este modo, se consigue el efecto de vectorización del par del mismo modo que se logra el de tracción integral, es decir, de manera 100% electrónica.

Cuando se coloca la transmisión en modo S (el más deportivo) el conductor dispone al acelerar a fondo y durante un espacio de 8 segundos, de una potencia de hasta 503 CV y 973 Nm de par lo que permite que ambos modelos aceleren de 0 a 100 km/h. en 4,5 segundos. La velocidad máxima es de  210 km/h.

Llantas de gran tamaño, frenos más grandes, suspensión rebajada: estos Audi han abandonado el aspecto de «eléctricos» de sus hermanos convencionales.

Curiosamente, y respecto a un Audi e-tron 55, los motores de estas versiones S se invierten. Sobre el eje delantero, se coloca el motor que en el e-tron 55 va sobre el eje trasero mientras que sobre el eje trasero de los S se colocan dos motores adaptación del delantero de la versión normal. Es un poco lioso pero es tal cual gracias a que Audi trabaja con componentes modulares que pueden instalarse tanto delante como detrás.

La batería de alta tensión no cambia y tiene una capacidad de 95 kWh, con el 91% (86 kWh) utilizable. La autonomía de ambos es de 360 y 365 km (5 más en el Sportback) según el ciclo WLTP, aunque sin homologar todavía. En este vídeo analizamos la autonomía del e-tron 55 comparándolo con el Mercedes EQC y el Jaguar i-Pace.

De diseño más deportivo y precio más elevado, el e-tron Sportback tiene la parte trasera claramente más inclinada.

El coche funciona normalmente solo con los dos motores eléctricos traseros. El motor delantero entra en acción si el conductor acelera a fondo o cuando el coche detecta una disminución de la adherencia. Cada uno de los motores eléctricos traseros envían el par de tracción directamente a la rueda correspondiente, sin necesidad de utilizar un diferencial mecánico, a través de una transmisión de una sola velocidad. El reparto en función de las necesidades apenas lleva unos milisegundos y el sistema puede gestionar pares de tracción muy elevados. 

Según la marca, si el control de estabilidad está en el modo “sport” y se elije el modo de conducción “dynamic”, el sistema permite incluso «derrapes controlados». El coche cuenta con dirección progresiva, suspensión con ajustes específicos y siete modos de conducción que actúan sobre la suspensión neumática adaptativa deportiva y pueden variar la altura de la carrocería hasta 76 mm dependiendo de los ajustes elegidos . 

Dinámicamente, estos Audi aceleran de 0 a 100 en 4,5 segundos y alcanzan una velocidad máxima superior a la de sus «hermanos» convencionales.

Los modelos S eléctricos están equipados de serie con llantas de 20 pulgadas (21 pulgadas en opción y más adelante se ofrecerán llantas deportivas de 22 pulgadas). En el eje delantero las pinzas de freno de seis pistones están acabadas de serie en color negro y cuentan con el logotipo S. Opcionalmente pueden ir pintadas en color naranja brillante, decoradas con el logo e-tron. El sistema de frenos hidráulicos sólo entra en acción para deceleraciones notables. De lo contrario, los motores eléctricos se encargan de frenar el coche invirtiendo su giro y son capaces de generar hasta 270 kW de potencia de pico en una frenada desde 100 km/h. 

Tanto el Audi e-tron S como el e-tron S Sportback tienen paragolpes delanteros y traseros específicos y con entradas de aire de mayores dimensiones y son 5 cm más anchos gracias a la mayor anchura de los pasos de rueda. Estos modelos se distinguen, además, por las molduras plateadas en la parte delantera y en la trasera y por las carcasas de los espejos retrovisores de aluminio, que pueden sustituirse por las poco recomendables cámaras de retrovisión opcionales.

Las tres pantallas con uno de los signos de identidad de los nuevos Audi grandes y estos e-tron las conservan en un entorno más «deportivo».

En el interior, en clara dominancia negra, los asientos deportivos y tapizados en cuero son de serie y las molduras decorativas son de aluminio cepillado o bien, en opción, de carbono. Todos estos modelos montan el sistema de control digital MMI touch response, con dos grandes pantallas táctiles centrales. En la tercera pantalla, la de la instrumentación digital, el conductor puede seleccionar un modo de visualización especial e-tron que informa del estado del sistema eléctrico. Como complemento a estas pantallas se ofrece un head-up display. Navegador y servicios conectados también son de serie.

Los dos modelos S eléctricos se lanzarán en otoño de 2020. En España, el precio del Audi e-tron S parte desde 98.030 euros; y desde 100.330 euros para el Audi e-tron S Sportback. En ambos casos, los precios incluyen el mantenimiento durante un periodo de 8 años o 160.000 km. 

Source: autos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *