Mercedes CLA 220d vs BMW Serie 2 Gran Coupé 220d

Comparamos dos coches que están muy cerca el uno del otro. BMW Serie 2 Gran Coupé y Mercedes-Benz CLA. Dos cupé de cuatro puertas derivados de turismos compactos con mejores plazas traseras, un maletero bastante decente y un diseño atractivo. 

El Mercedes-Benz CLA lleva desde el 2013 en el mercado, de hecho, esta es su segunda generación. Cuando llegó por primera vez, lo hizo a modo de un CLS a escala más pequeña y a un precio mucho más asequible.

Por su parte, BMW acaba de lanzar justo ahora el Serie 2 Gran Coupé para competir de tú a tú con el CLA. La saga Gran Coupé en BMW empezó con el Serie 6, luego con el Serie 4 y actualmente está presente también en Serie 8.

De cada uno de estos dos modelos contamos con un contacto en vídeo en coches.net. Telva probó el Mercedes-Benz CLA en Alemania y Gerard el BMW Serie 2 Gran Coupé en Portugal.

Las berlinas de tres volúmenes de estilo coupé ofrecen un aspecto deportivo sin renunciar a una habitabilidad bastante funcional.

Hoy comparamos además dos versiones mecánicas que reciben la misma designación 220d. Ambos son la versión diésel más potente de la gama con 190 CV y con un precio que pasa de 40.000 euros. 41.500 euros el BMW y 43.000 euros el Mercedes-Benz. Ahora bien, cuando sumamos todos los extras nos acercamos a casi 60.000 euros

Son una alternativa a los SUV, con diseño atractivo, habitáculo amplio y, eso sí, con tracción delantera… No se puede tener todo, oiga.

Al volante

El Mercedes-Benz CLA es un coche muy cómodo para el día a día, con un motor diésel muy bueno, tanto por prestaciones como en términos de eficiencia, pero con algunas carencias en conducción deportiva: cuando se le aprieta un poco el coche balancea y se percibe bastante pesado en el tren delantero.

El BMW nos ha sorprendido por su comportamiento dinámico. Es un coche que gira muy plano y ofrece la posibilidad de tomarse las cosas con un poco más de picante.

Del BMW Serie 2 Gran Coupé no esperábamos gran cosa. Pensábamos que al no ser un “M” sería un coche blando, pero parece que la marca ha vuelto a hacer coches como los de antes que pisaban muy bien. Además, gira muy plano y permite disfrutar de una conducción un poco más dinámica si así lo deseamos.

Del Mercedes CLA nos ha gustado mucho el motor por el empuje que añade. Ahora bien, pese a que el cambio automático es suave en conducción relajada, a un ritmo más deportivo estira demasiado las marchas y pierdes la posibilidad de disfrutar de todo el par motor que ofrece. Además, en algunas circunstancias pega un tirón un poco desagradable.

Las cifras que ofrece el Serie 2 GC respecto a este CLA son las mismas. La entrega de potencia y par es buena a bajas vueltas y aquí la ZF de 8 relaciones se muestra muy neutra en modo D y deportiva, como Dios manda, en modo S. Además, a diferencia de lo que ocurre en el Mercedes, aquí el cambio es manual de verdad y no llega a cambiar de marcha en modo secuencial si tu no le das la orden.

El Mercedes no es tan «sport», pero sí se muestra como un coche mucho más confortable para usarlo en el día a día.

Pese a que declaran exactamente las mismas cifras de potencia y par, según sus fichas técnicas hay unas pequeñas diferencias:

La potencia máxima de 190 CV en el BMW llega 200 rpm después (3.800 rpm vs 4.000 rpm), mientras que el par motor de 400 Nm en el Mercedes está disponible durante más tiempo, exactamente 1.000 rpm más. Sobre el papel el Mercedes-Benz es un poco más rápido. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, 4 décimas menos que el BMW (7,5 segundos), y su velocidad punta de 244 km/h es 9 km/h superior al Serie 2 (235 km/h).

BMW declara un consumo medio de 4,2 l/100 km, por 4,8 l/100 km en el Mercedes-Benz. En cambio, la realidad es otra: durante este comparativo los resultados obtenidos han sido ligeramente distintos. El Serie 2 GC 220d nos ha gastado una media de 5,5 l/100 km por 5,4 l/100 km en el CLA 220d.

Diseño

La trasera del Serie 2 Gran Coupé no nos acaba de convencer. Más que un Gran Cupé, parece la de un GT.

A simple vista se puede apreciar que el Mercedes-Benz es el más largo de los dos. ¡16 centímetros más! Que se dice pronto. El CLA también es 3 centímetros más ancho que el Serie 2, y 2 centímetros más alto que el BMW. En la misma línea, la distancia entre ejes es superior en el Mercedes, 5 centímetros más para ser exactos. Por último, curiosamente es el BMW el más pesado, 55 kilos por encima del Mercedes-Benz.

Medidas

BMW Serie 2 Gran Coupé 220d
Largo: 4,52 metros
Ancho: 1,8 metros
Alto: 1,42 metros
Batalla: 2,67 metros
Peso: 1.580 killos

Mercedes-Benz CLA 220d
Largo: 4,68 metros
Ancho: 1,83 metros
Alto: 1,44 metros
Batalla: 2,72 metros
Peso: 1.525 kilos

En cuanto a la estética, el CLA ofrece una línea más atractiva, más aerodinámica, sobre todo en la parte trasera. Es en este punto donde el Serie 2 no es tan Gran Coupé como indica su nombre, sino que nos recuerda más a un Serie 3 GT, con ese portón tan alto.

La silueta del Mercedes es más aerodinámica a la vista y la parte trasera nos parece mucho más integrada en el conjunto. Lo que no está tan integrado son los escapes falsos…

Otra diferencia en la parte trasera la encontramos en los escapes. Los del CLA son falsos (embellecedores) mientras que los del Serie 2 son escapes de verdad. Pequeños detalles que nos gustan.

Interior

En lo que a calidad de acabados se refiere, BMW ha mejorado mucho con respecto a generaciones anteriores en este tipo de modelos. Ofrece un interior agradable, amplio en las plazas delanteras y con todo bastante a mano. En la misma línea, el confort de los asientos deportivos y la postura al volante son casi perfectas.

El acabado M Sport de esta unidad cuesta 3.800 euros e incluye kit de carrocería específico, suspensión deportiva M (-10 mm), dirección M, llantas de 18”, sensores de aparcamiento, control de crucero adaptativo, volante M Sport en cuero, molduras interiores iluminadas, faros antiniebla LED y asientos delanteros deportivos.

El pack «M» del BMW añade algunos accesorios como el volante o los asientos que le aportan un toque distintivo. El nivel de acabados es bastante bueno.

Los paquetes opcionales que montaba la unidad de pruebas cedida por BMW son: Travel (1.150 euros), Comfort (1.450 euros), Connectivity (2.021 euros), Innovation (2.950 euros), y los extras: llantas 19” LAL M con radios dobles 552 M en acabado bicolor suponen un extra de 740 euros. La pintura gris Storm Bay metalizado son 1.567 euros. El Sistema sonido Surround Harman/Kardon 968 euros.

El interior del CLA también es muy agradable, tanto visualmente como a nivel de calidad percibida. Mejora respecto a la generación anterior y añade el sistema MBUX de Mercedes-Benz que le añade un toque tecnológico muy elevado. La sensación de espacio delante es menor que en el BMW, pero sigue siendo bastante buena.

El CLA que hemos probado, también va cargadito de paquetes: pack compartimentos (199,65 euros), tapizado cuero AMG (1.331 euros), aparcamiento con cámara 360 (544,50 euros), Night (568,70 euros), navegación, conectividad (121 euros), ENERGIZING (133,10 euros), Premium Plus (3.914,35 euros), AMG Line (1.633,50 euros), integración para Smartphone (363 euros)…

Lo que más destaca en este Mercedes es el sistema de infoentretenimiento MBUX compuesto por dos pantallas digitales. Como en el BMW el nivel de acabado es bueno, mucho mejor que la generación anterior

El paquete Premium Plus cuesta 4.000 euros, pero incluye: asientos delanteros calefactados con regulación eléctrica y memoria, navegador con disco duro, techo panorámico corredizo, MULTIBEAM LED, KEYLESS-GO y mucho más.

Pero no terminaba ahí el tema de los extras, falta mencionar el cargador inalámbrico para móvil (266,20 euros), el Head-Up Display (1.197,90 euros) y las llantas de aleación AMG de 19” multiradio en color negro pestaña pulida (1.264,45 euros). Por suerte, el amarillo sol era una opción gratis.

En las plazas traseras también hay algunas diferencias entre uno y otro. Pese a que el Mercedes es más grande, el espacio para los pasajeros traseros nos ha parecido un poco más justo que en el BMW, especialmente en espacio para las piernas. Las diferencias no son tantas en cuanto a altura al techo, incluso ambos tienen una plaza central realmente mala.

El maletero del Mercedes ofrece 30 litros más que el del BMW, sin embargo, la boca de carga es mucho peor en el modelo de la estrella.

En el maletero también hay algunas diferencias bastante marcadas. La boca de carga del BMW es mucho más amplia y baja que la del Mercedes. Sin embargo, la capacidad de carga es mejor en el modelo de la estrella: 460 litros para el CLA y 430 para el Serie 2 Gran Coupé.

En resumidas cuentas

Los SUV ya no son una moda. Son toda una realidad. Menos mal que aún quedan marcas que siguen apostando por berlinas de 3 volúmenes de aspecto cupé, con 4 puertas de verdad que mejoran en acceso a las plazas traseras y ofrecen unos maleteros bastante aprovechables. Por no decir que dinámicamente van mejor que la gran mayoría de SUV o crossovers del mercado y, a nuestro parecer, son mucho más bonitos.

Es de agradecer que algunas marcas sigan apostando por vehículos diferentes, bonitos, como estos 3 volúmenes de aspecto cupé y 4 puertas, y no tanto SUV…

Las mecánicas diésel que hemos probado cumplen a la perfección las demandas del cliente que va a realizar un gran número de kilómetros al año. Tienen potencia de sobra y unos consumos bastante ajustados. Nos ha gustado más el cambio del BMW y su comportamiento dinámico, sin embargo, el Mercedes resulta un coche más confortable para el día a día.

Source: autos3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *