Land Rover Evoque y Range Rover Discovery Sport híbridos enchufables

El Range Rover Evoque y el Land Rover Discovery Sport ya están disponibles en sus dos nuevas versiones PHEV o híbridas enchufables. Ambos modelos montan un sistema híbrido que combina un motor de tres cilindros de gasolina y un motor eléctrico en el eje trasero.  Pocos cilindros pero mucha potencia, porque el conjunto da nada menos que 309 CV. 

La autonomía en modo eléctrico es de 62 kilómetros en el caso de Land Rover Discovery Sport y de 66 kilómetros en el caso del Evoque. Y el consumo medio es de 1,6 y 1,4 litros respectivamente. Esto son las cifras oficiales, según ciclo WLTP, En la realidad la autonomía será algo menor y el consumo algo más elevado, como suele ocurrir. 

El Range Rover Evoque P300e es la nueva version híbrida enchufable que empieza a venderse en España a partir de ahora.

Pero en cualquier caso, la hibridación permite que estos SUVs de lujo se adapten a la normativa medioambiental y rebajen su coste de mantenimiento diario. Porque tanto con el Evoque como con el Discovery Sport híbridos enchufables podemos ir y volver del trabajo sin gastar un euro en gasolina, siempre que en el recorrido no superemos esos sesenta y pico kilómetros aproximadamente de autonomía máxima teórica, está claro. 

El Land Rover Discovery Sport P300e es la versión más eficiente de la gama Discovery Sport. Puede hacer hasta 62 kilómetros en modo exclusivamente eléctrico.

En estos híbridos la batería está bajo el asiento trasero y es de 15 kw/h. Según dice Land Rover, se recarga en 6 horas y 42 minutos en un enchufe doméstico. En un wallbox o punto de recarga rápida de 7 kw/h lo hace en 1 hora y 24 minutos al 80%. Y en un punto de corriente continua de 32 kw/h emplea 30 minutos.

Los tiempos de carga no son excesivos. En un punto de recarga rápido la batería se recarga al 80% en media hora a 32 Kw/h.

Como en todos los híbridos enchufables, estos SUVs también recargan su batería durante la marcha, en las desaceleraciones y al frenar. El sistema de frenado, por ejemplo, es de tipo electrónico, y combina la frenada mediante el sistema regenerativo y la convencional de tipo fricción. 

Ya esperábamos estas versiones híbridas enchufables, después de que tanto el Evoque (enlace a la videoprueba del Range Rover Evoque) del como el Discovery Sport (enlace al primer contacto con el Discovery Sport 2020) incorporasen hace poco una nueva plataforma y una carrocería preparadas para recibir sistemas electrificados. Ese fue uno de los objetivos plantados en la nueva generación de estos dos modelos. 

Motores de tres cilindros

En el Range Rover Evoque P300e el puerto de carga está en la aleta trasera izquierda.

Cierto es que resulta algo chocante que utilicen motores de tres cilindros en lugar de cuatro, teniendo en cuenta el estilo y tamaño de estos SUVs. Pero es lo que requieren los nuevos tiempos, el mundo del automóvil cada día está más condicionado a la eficiencia energética. Así, este motor, más pequeño más ligero,  se une a una nueva caja de cambios automática de ocho velocidades. Es una caja también más ligera, eficiente y adecuada para el sistema híbrido que la de nueve usada en otros modelos de la marca

Con todo ello, El Range Rover Evoque consigue unas emisiones de CO2 de 32 gr/km, mientras que en el Discovery Sport son de 36, algo impensable hace unos años.  

Se pierde, en teoría, algo de capacidad de maletero debido a que se necesita llevar el cable de recarga.

Esto les permite obtener la etiqueta Cero de la DGT, y poder circular y aparcar sin restricciones en las ciudades o en días de alta contaminación. 

Land Rover ha llamado a estas dos nuevas versiones híbridas enchufables P300e, y ya están a la venta en los acabados habituales de la marca: S, SE y HSE. 

El Range Rover Evoque se vende a partir de 51.960 euros. El Land Rover Discovery Sport lo hace desde 50.510 euros. 

Land Rover quiere tener toda su gama de vehículos electrificada en mayor o menor medida este mismo año.

Con el lanzamiento de estas dos versiones híbridas enchufables, Land Rover sucumbe decididamente hacia la electrificación de sus modelos, que es progresiva. No podía ser de otra manera, ya que la marca británica era una de las más afectadas por la “guerra del diésel”, pues sus SUVS de gran tamaño han tenido hasta ahora un alto porcentaje de ventas con esta tecnología demonizada injustamente, desde mi punto de vista. 

Land Rover no renuncia al diésel, ni mucho menos, y además de estos híbridos enchufables, ofrece versiones con micro-hibridación, también más eficientes, en diésel y en gasolina. Así cumplen con su promesa de tener toda la gama electrificada a partir de este mismo año. 


Source: autos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *