BMW i8: producción final

A mediados del mes que viene BMW dejará de fabricar el i8, su deportivo híbrido enchufable de referencia. Un deportivo que nació en 2014 y que acabará su vida comercial después de haberse fabricado más de 20.000 unidades. No son muchas, mirado en perspectiva, pero sí suficientes como para situarlo como el deportivo híbrido enchufable más vendido del mundo.

El BMW i8 nació como un proyecto de BMW de crear un deportivo ligero, 2+2, de diseño futurista y aerodinámico, con buenas prestaciones y bajo consumo. Para ello recurrió a la materiales livianos, como el aluminio para el chasis o polímero reforzado con fibra de carbono para la carrocería. Y a un propulsor híbrido enchufable que combina un motor de tres cilindros de gasolina y un motor eléctrico, que inicialmente daban en conjunto 362 CV.

El BMW i8 tiene el honor de ser el deportivo plug-in hybrid más vendido del mundo, aunque 20.000 unidades en seis años de vida comercial no parezcan muchas.

Antes de su fabricación en serie, el i8 tuvo sus inicios en forma de concept. El Vision Efficient Dynamics Concept fue presentado por la marca en el Salón de Frankfurt de 2009. Ya podían intuirse las formas del futuro i8, aunque este concept montaba un sistema híbrido con motor diésel, no de gasolina.

Dos años más tarde, en 2011, BMW presentaba otro concept, mucho más realista y cercano al coche de serie. 

Una vez deje de producirse, el BMW i8 podría ser valorado como deportivo de colección, como el BMW 507, el M1 o el Z8.

Aunque con ciertos retoques en su diseño e ingeniería, el BMW i8 no vio la luz de forma oficial hasta cuatro años después, en el mismo Salón de Frankfurt, junto con el BMW i3. Ambos inauguraban la marca BMWi dedicada exclusivamente a vehículos con tecnología eléctrica. 

Su aspecto de concept car trasladado a la calle, con esas puertas de apertura vertical, su trabajado diseño aerodinámico y su porte deportivo no lo hacen pasar desapercibido. Y Su buen ajustado chasis, con posibilidad de tracción integral y acompañado de un propulsor potente le dan una estabilidad y unas prestaciones deportivas fuera de duda. Además de que es un deportivo que se deja conducir de forma suave y confortable.

Este es el primer concept que BMW presentó antes de la fabricación en serie del i8.

Todas estas virtudes ya os las comentamos en la videoprueba que hizo Joan Dalmau poco después de la presentación internacional. Pero entonces ya dejó relucir algún defecto, como la dificultad para entrar en su interior. Este aspecto, junto con un precio algo elevado (unos 130.000 euros en el momento de su lanzamiento, a partir de 145.350 euros en la última versión) es lo que posiblemente haya limitado sus ventas. 

BMW i8 roadster, con mejoras mecánicas

El BMW i8 Roadster fue la última versión en llegar, y lo hizo con cambios mecánicos que se trasladarón al cupé.

Más adelante probamos la versión roadster, que BMW lanzó en 2018, –enlace a la videoprueba del BMW i8 Roadster – unos años después de presentar el concept iVision Future Interaction. 

El roadster permite conducir de modo totalmente eléctrico hasta una velocidad de 120 km/h, y descapotado, algo que es una experiencia única. El roadster ha mejorado las prestaciones del sistema híbrido de los primeros i8. Incorpora una batería con mayor capacidad, de 11,6 kW/h y 12 CV más de potencia en el motor eléctrico, que ha hecho que el sistema híbrido llegue a los 374 CV. Todo esto también se ha introducido en la versión cupé que se ha estado vendiendo hasta ahora. 

El BMW i8 Roadster no presenta un interior muy sofisticado, pero bien terminado y de aspecto deportivo.

Quizás la necesidad de estimular las ventas de este deportivo es lo que ha llevado a BMW a presentar a lo largo de todos estos años de producción, varias series especiales del i8: el BMW i8 Mirrorless, con cámaras en lugar de retrovisores, que no llegó a la serie. O el Memphys Style Edition, el Protonic Frozen Red Edition, también en color negro, y amarillo, o las realizaciones en colaboración con el diseñador Garage Italia.  La edición Futurisim y la Crossfade, limitada a 20 unidades. 

Ultima edición

El BMW i8 Ultimate Sophisto Edition es una serie limitada a 200 unidades que dará fin a la vida comercial de este deportivo.

La última en llegar al mercado es esta Ultimate Sophisto Edition, que se está fabricando en Leipzig en una serie limitada a 200 unidades, antes del cierre total de la cadena de montaje. 

BMW prepara su sustituto, que podría derivar del BMW Vision M Next, también híbrido enchufable y más potente, con 600 CV y con más de 100 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Veremos. 

El BMW i8 pasará en unos meses a la historia, como en su día pasó el BMW M1, el Z8, o el 507 de los años 50. ¿Futuro coche de colección? Es posible. El tiempo lo dirá.

20.000 unidades fabricadas no son las 400 del M1 ni las 5000 del Z8, pero quizás el i8 suba su cotización con los años. De momento, si estáis interesados en uno, sabed que en el mercado de segunda mano rondan los 60.000 euros, la mitad de lo que valían de nuevo. Podéis verlo en este enlace a la web de coches net con oferta de BMW i8 de segunda mano. Una forma de entretenerse y soñar en estos días de confinamiento. 

Source: autos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *